La nueva era de la odontología digital

By Revista Aló

Colombia es hoy pionero en la materia. En pocos años, la odontología pasó de ser un tema únicamente de reparación a uno estético de altísima importancia en el país. El doctor Christian Salazar, una de las grandes figuras en la especialidad, habló con Aló sobre este gran momento.

Hace solo un par de décadas, ir al odontólogo significaba la más angustiante experiencia; un lugar desabrido, el olor característico, el sonido aterrador de la fresa eran la antesala para los próximos y más dolorosos 20 minutos. Pero no había más opción, ante un dolor de muela, no había escapatoria.

Sin embargo, en los últimos 20 años la odontología se ha transformado de una manera significativa. “La gente ha entendido la importancia de una sonrisa bonita”, dice el doctor Christian Salazar. “La sonrisa nos da seguridad, mejora el autoestima, nos hace más competentes, nos permite tener mejores relaciones interpersonales”.

La verdad es que en los últimos años, Colombia ha logrado posicionarse como pionero en temas de odontología estética. “Hace 20 años existían 30 procedimientos odontológicos, hoy tenemos cerca de 300”, confirma el especialista, quien desde el año 1998, luego de terminar su postgrado en Nueva York, se ha consolidado como una de las figuras más representativas de la odontología en el país.

Un título que no ha sido gratuito. Año tras año ha invertido en tecnología y conocimiento para brindar la mejor experiencia y resultados a sus pacientes, quienes lo visitan buscando la sonrisa más natural y saludable posible. Este año, además, con el fin de brindar una mejor experiencia a sus pacientes y como parte del crecimiento, cambia de sede, donde consolida todo lo que siempre ha procurado: un diseño innovador y moderno, mayor espacio y un arsenal de equipos de alta tecnología, que le permiten escanear, diseñar e imprimir en 3D, utilizando siempre los materiales idóneos. Por supuesto, cuidando a detalle de los protocolos de bioseguridad sugeridos por el Ministerio y la Secretaria de Salud de Bogotá. 

Por otro lado, el doctor Christian Salazar aplica la filosofía slow dentistry en su clínica, “esto en odontología significa que nos tomamos el tiempo necesario para consentir a nuestro paciente, de permitir que reaccione la anestesia, en tener citas más largas y optimizables de manera que el paciente no tenga que venir y exponerse tantas veces, en tener lugares de inmaculada limpieza y en explicar bien al paciente cada uno de los procedimientos que se le realizarán y sus consecuencias”. Hoy la odontología estética y digital logró dar el salto: lo que era un trabajo de reparación, se convirtió en un trabajo de transformación de vidas, al que uno llega no por obligación, sino por verdadero gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *